domingo, 31 de agosto de 2014

Como no engordar al dejar de fumar


Existe mucha gente que abandona el tabaco pero a su vez se pregunta cómo no engordar al dejar de fumar, si a la mayoría de la gente le ocurre esto. Generalmente, es conocido el hecho de que cuando se está dejando de fumar es probable que se suban algunos kilos. También hay una reducción en el gasto energético que es lo que provoca que al abandonar el cigarrillo nos “pongamos” algunos kilos de más. Para evitar esta situación o al menos amedrentarla hay una serie de puntos que se pueden tener en cuenta y que pueden ayudar:

1- Como los fumadores sienten una gran apetencia por los dulces es conveniente seleccionar alimentos, recetas, colaciones que no sean demasiado ricas en azúcar blanco refinado y que les puedan calmar esas "ganas" de lo dulce, entre ellos pueden estar: arroz con leche (endulzado con edulcorante), frutas desecadas (pasas de uva, orejón de pera, orejón de durazno, ciruelas desecadas, etc.), muesli con leche, frutas naturales, etc.

2- En el centro médico de la Universidad Duke en Inglaterra se encuestaron varios participantes eran fumadores con el fin de buscar la relación entre los alimentos y cuáles de ellos le daban mejor para palatibilidad al cigarrillo. Se pudo comprobar entre los participantes que las verduras, la fruta, las bebidas sin cafeína y los productos lácteos se asociaban a un peor sabor de los cigarrillos. Contrariamente la carne, las bebidas con alcohol y café incrementaban el sabor agradable del tabaco. 

3- Para no engordar al dejar de fumar existen opciones más saludable de tentempié que los snacks, papas fritas, bizcochos de grasa, galletitas dulces, etc.  Opciones de alimentos más saludables puede ser: algunas palomitas de maíz, alguna barra de cereal, un puñado pequeño de almendras o de nueces, o alguna galletita dulce light. El objetivo de todo esto es disminuir un poco la carga de azúcares refinados y las grasas.

4- Realizar platos livianos pero con sabor: esto se puede lograr sin recurrir permanentemente a los que son grasosos como por ejemplo: la mayonesa, las salsas o condimentos grasos, etc. En lugar de estos se pueden usar otros que no aporten tantas calorías como podrían ser: quesos descremados, salsas sin agregados de aceite o cremas, las salsas de queso también se pueden reemplazar por salsas de yogur, a la pizza por ejemplo también le podemos agregar una muzzarella descremada y/o ponerle algunas verduras como podrían ser la albahaca o la rúcula.

5- El líquido cumple un papel fundamental, ya que mediante el mismo podemos ir limpiando las toxinas acumuladas en nuestro organismo, por ejemplo: las infusiones, caldos, bebidas sin azúcar y especialmente el agua. También es importante recordar que para mantener el peso sería conveniente incorporar alguna rutina de ejercicios en nuestra vida cotidiana.

Dejar de fumar puede ser también un excelente momento para plantearse mejores hábitos de alimentación lo cual nos dará una calidad de vida mejor, más vitalidad y más energía. Si querés no engordar al dejar de fumar, podés ponerte a trabajar en los puntos planteados y seguramente podrás dejar el cigarrillo con la menor cantidad de daños colaterales posibles.

Recordá que ante cualquier duda debés consultar a tu médico de confianza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario